El «vuelo» de una madre

Psic. Luisanna Jaimes (ljaimespsic [arroba] gmail [punto] com)

Luisanna Jaimes, participante del Seminario Virtual Clínica de las Psicosis, presenta algunos conceptos teóricos anudados a una viñeta clínica.

VIÑETA CLÍNICA:

Se trata de una paciente de unos 30 años, que acude inicialmente a mi consulta, hace unos años atrás, porque sospecha que un familiar abusa sexualmente de su hija; dicha sospecha se repite con otro familiar. Luego decide denunciar, lo que genera rencillas directas con su familia, al punto de permanecer aun intactas en el recuerdo. La paciente busca la ley en el otro. Dicha denuncia no pudo ser confirmada, por lo que su familia guarda rencor hacia ella por esto. Luego acude por diferencias irreconciliables con su marido, de quien luego se divorcia. Ella lo percibe como un hombre maltratador, manipulador, infiel, mal amante y con desamor. Mientras tenía problemas con él, conoce un hombre por internet, con quien entabla una relación hasta que la visita al país; posteriormente ella se casa con él en el extranjero y decide irse a vivir con él fuera del país. Al principio visita un par de veces a su hija, uno de los motivos por lo que su madre odia a su nuevo marido, de quien afirma: «la tiene apresada». La paciente alega que su ex esposo quiere tener «encerrada» a su hija en el país, y ella no tiene fuerzas para luchar por su hija, por lo que manifiesta con mucha frecuencia el dolor que padece cada día sin ella; manifestando que vive momentos depresivos, donde se encierra en su cuarto. Que el único hombre que la ha amado es con quien convive actualmente. Por tanto, enfatiza en comunión con su actual esposo, que es primero mujer y luego madre y que eso es lo que quiere enseñarle a su hija.

La psicosis es una estructura clínica caracterizada por la operación de la forclusión, término acuñado por Freud inicialmente como «Verwerfung», y estudiado posteriormente por Lacan, que significa que el «Nombre del padre» no es integrado en el universo simbólico del sujeto, de modo que en el orden simbólico queda un agujero, que se traduce en una falta en la función paterna. En la psicosis, la función paterna se reduce a la imagen del padre (lo simbólico es reducido a lo imaginario). Para que una psicosis se desencadene, el Nombre del Padre tiene que ser llamado en oposición simbólica al sujeto. Se produce un rechazo o repudio de un significante primordial (el Nombre del Padre).

En el caso de esta mujer, tal como se puntúa en el Seminario Clínica de las Psicosis de Liliana Goldin, donde se estudia el concepto de la psicosis desde Freud, «la falta de la metáfora paterna por efecto de la forclusión del Nombre del Padre deja al sujeto en la metonimia». Y es que es hay cierta fijeza de la paciente, al describir al padre de su hija como “maltratador”. La mujer afirma además que su familia ha tolerado el maltrato, bajo las formas de infidelidad, explotación o abandono. Es decir, que, a la mínima señal de maltrato, debe dejar a su pareja. Esto lo toma literal.

La certeza

Esta mujer tiene la certeza de que el padre de su hija es un psicópata, a partir de su convivencia con él. La certeza de que «secuestró» a su hija, por cuanto no le permite salir del país, para estar con ella; manifiesta que, en este país, la situación está tan caótica, que no puede vivir, ni tener sostén económico. Hay algo en su familia, que se repite, de un abuelo que le quita algunos de sus hijos a su abuela.

Aunado a esta certeza, está el delirio de sentirse espiada por las redes sociales por el padre de su hija. Al respecto, podemos extraer del seminario «Las psicosis», «Los objetos voz y mirada en el campo de lo real, se hacen entonces presentes en el sujeto psicótico… La miran, la persiguen, la injurian». «La voz y la mirada en el registro de lo real tienen que ver con el concepto o con la noción de objeto a  de Lacan, que toma los objetos voz y mirada; en la psicosis están en el campo de lo real». 

Asimismo, en una ocasión la que fuera mi paciente recordó que, en su adolescencia, tenía miedo de un familiar; le pregunté si pasó algo en particular, me dice que no, pero que «sentía» o él le inspiraba eso. Esto pudiera tratarse de un fenómeno elemental.

Dice Goldin: «las características básicas de estos fenómenos, en el comienzo de la psicosis, aparecen en forma irruptiva y provocan perplejidad, se le presentan al sujeto. No es del orden de pensamiento; el pensamiento tiene otra estructura. Tiene que ver con la represión; irrumpen en la subjetividad, se ve inundado por eso, y provoca perplejidad. Las formaciones son la certeza delirante, frases interrumpidas, neologismos, alucinaciones… el sujeto los vive con extrañeza; le hacen eco, él los identifica, los interroga, los define y los provoca. La locura es vivida en el registro del sentido.»

La maternidad

La paciente manifiesta que sufre constantemente por estar lejos de su hija. Ante la decisión de si irse o quedarse en el país con su hija, ella misma expresó que no podía, no tenía las fuerzas para luchar por ella; que estar aquí, sin ningún apoyo, era como «morirse en vida». Allí donde se hace llamado a su rol de madre, no sabe cómo responder a su función; por lo que pone en acto la huida, sin medir las consecuencias después.

Por eso se atribuye ella misma el significante o la identificación de una “mamá mariposa” y su hija “mariposa”, con la esperanza de algún día salir de la “jaula” en la que la tiene encerrada su propio padre.  Es como si ella misma se borrara o se anulara. Resalta la imagen de una jaula y las imágenes de su hija en una ventana mirando hacia afuera, como mostrando a la niña encerrada por su padre. El «adentro» y el «afuera», particular de las psicosis, también resuenan en este caso.

La madre de la paciente afirma también que la paciente se encuentra repitiendo en su vida el abandono de su propio padre. No obstante, la paciente afirma que su papá, aunque estuvo ausente buen tiempo de su vida, considera que sentía su compañía siempre, cuando más lo necesitó. Entonces, sus movimientos erráticos, su perplejidad por firmar ciertos documentos que aventajaban en lo legal al padre de su hija, más el desenganche de su entorno y su vínculo matrimonial repentino tan estrecho con un hombre que apenas conocía poco personalmente y virtualmente-por años-, hacen pensar en una hipomanía, o el propio desencadenamiento de la psicosis; por el llamado a asumir la función materna, y no poder cumplirla. Por eso los delirios de persecución, se constituyen en resultado de la suplencia frente al desencadenamiento, tal como se expone en el Seminario Las Psicosis.

«La falta del Nombre del Padre es ese lugar donde es llamado en oposición simbólica al sujeto como disparador del desastre de lo imaginario, hasta que alcanza el nivel en el que el significante y el significado se estabilizan en la metáfora delirante». Entonces, cuando el significante primordial es forcluido, ella entra en angustia, perplejidad, el no saber qué hacer…

Sus decisiones erráticas pueden simular el vuelo de una mariposa (identificación), que vuela libre por la vida, libre de su “agresor”; mientras su niña llora y duda de a quién quiere más su madre, si a su nuevo esposo o a ella. Esta identificación con la mariposa la establece en la relación que mantiene con su hija. Una madre que «vuela» de vez en cuando para verla; recordando la ausencia-presencia de su padre durante su infancia. Es la solución que ella ha hallado para poder vivir.

Para Anne Beraud, (Papers 777, 2018) frente a la certidumbre del psicótico, la búsqueda, con un psicoanalista, de soluciones singulares, arroja sus frutos. La interpretación apunta a producir un borde, acto que trata de un límite del goce, y no a quebrantar la certidumbre que permanecerá. Las sesiones sirven para ensamblar lo que se ha tambaleado, buscando algunas fórmulas que puedan reforzar su solución original. El analista se hace partenaire, a la vez activo y dócil, de un sujeto que puede desencadenarse fácilmente. El análisis trata de permitir al sujeto melancólico introducir modulaciones para que el sujeto pueda pasar al más-o-menos de lo relativo y combatir su pendiente de infinitud. El trabajo consiste en encontrar un punto de capitón, reforzar “una pequeña identificación” para detener la pendiente que aspira a tal sujeto en el abismo del no valgo nada. 

FUENTES CONSULTADAS:

-Goldin, Liliana. Seminario Clínica de las Psicosis.
-Lacan, Seminario 3. «Las psicosis».
-Lacan, Jacques. Escritos I y II.
-Lacan, Jacques. Otros trabajos de Jacques Lacan. (De la psicosis paranoica).
-Lacan, De la psicosis paranoica y sus relaciones con la personalidad.
-Miller, Jacques A. Los Inclasificables. (Una familia desgarrada).
-Miller, Jacques A. Psicosis ordinaria.
-Miller, Jacques A. Efecto retorno de la psicosis ordinaria.
-Miller, Jacques A. Amor en la psicosis.
-Papers 777. N.4. “Delirios, certezas e invenciones. ¿Cómo pensar la locura hoy?”. Hacia Barcelona 2018: Las psicosis ordinarias y las otras bajo transferencia.

Comentarios

comentarios

Compartir