13. Cómo se lee un delirio – El caso Aimée, parte II

En un caso que toca algo del comienzo para cada uno de nosotros, Lacan recupera una forma de trabajo eminentemente freudiana: escuchar el texto del delirio en busca de sus motivos y de cómo estos se anudan en la historia del sujeto.

Hoy continuaremos con Aimée, el caso con el que Lacan ingresa al psicoanálisis.

[Aquí la primera parte: Empezar la práctica clínica por la psicosis]

Aunque en la década de 1930 la enseñanza de Freud ya estaba en marcha, la psiquiatría organicista tenía un gran peso.

En este contexto, Lacan presenta —recuerden que el caso Aimée es su tesis para recibirse de psiquiatra— un desarrollo eminentemente freudiano y una perspectiva diferente del caso clínico, lo que abre un camino, en principio para él mismo.

Por eso este caso toca algo del tiempo de comienzo de cada uno de nosotros, cómo los conceptos del psicoanálisis revolucionan a cada uno en la práctica que iniciamos.

En esta emisión, vamos a recorrer brevemente la historia de Aimée y los temas de su delirio.

Este camino nos va a brindar un acercamiento a cómo Lacan, valiéndose de la teoría psicoanalítica, construyó este caso buscando elementos, entrevistando a la familia, tratando de enlazar la construcción del delirio para ir encontrando sus causas.

Se trata de una forma de trabajo eminentemente freudiana, tal como lo muestra el caso Schreber.

Estos casos nos permiten acercarnos a qué es un delirio, a por qué decimos que un delirio es una construcción, a qué quiere decir que se va tejiendo con elementos y personajes de la vida del sujeto, y por qué podemos afirmar que el delirio contiene la verdad de la estructura.

El delirio de Aimée, en particular, muestra la gama completa de los temas paranoicos: los delirios de persecución y de grandeza.

  • Dentro de los temas de persecución:
    • ideas de celos,
    • ideas de perjuicio,
    • interpretaciones delirantes.
  • Dentro de los temas de grandeza:
    • ser encomendada para una misión social,
    • ser llamada a realizar el reinado del bien,
    • una gran preocupación por la suerte de los pueblos,
    • ideas erotomaníacas sistematizadas sobre un personaje de sangre real (el príncipe de Gales).

Los invito a escuchar y a comentar.

Comentarios

comentarios

Compartir