6. El mecanismo del delirio en la paranoia del varón

En esta emisión cerraremos la serie sobre el texto freudiano “Sobre un caso de paranoia descrito autobiográficamente” (caso Schreber) de 1910-1913 y los aportes que Lacan le realizó en el seminario Las psicosis de 1955-56.

[Primera parte: ¿En qué momento de la vida de un sujeto se da un brote psicótico?]

El mecanismo detrás de los distintos delirios paranoicos

El núcleo del conflicto en la paranoia del varón se ubica en la frase: amar al varón.

Freud ejemplarmente nos trae las diferentes formas de delirio como modos de contradecir esa frase.

  • En el delirio de persecución se contradice el verbo: amar por odiar.
  • En el delirio de erotomanía se contradice el objeto: él (varón) por ella (mujer).
  • En el delirio de celos la contradicción está ubicada en el sujeto: “no lo amo, es ella quien lo ama.”
  • En el delirio de grandeza lo que se contradice es toda la frase: “no amo a nadie.”

La función del delirio

El delirio es un intento de restablecimiento, de reconstrucción del mundo, luego de la catástrofe interior o desestabilización.

Este es el aporte freudiano que marca un antes y un después en el tratamiento de las psicosis y abre una brecha con la psiquiatría, que intenta acallar el delirio.

Freud dió al delirio de Schreber valor de texto, ubicando un mecanismo que intenta explicarlo con la proyección, para corregirlo al final de su trabajo y dejarnos una frase enigmática: “lo cancelado adentro, retorna desde afuera”.

Lacan recoge el guante de esta frase y se pregunta: ¿Qué sucede en el momento en que lo que no fue simbolizado reaparece en lo Real?”.

Cuando una exigencia de orden simbólico no puede ser respondida, se produce una reacción en cadena, una sustracción en la trama de ese tapiz que llamamos delirio.

El presidente Schreber carece de ese significante fundamental que se llama ser Padre.

Dado que este significante ser Padre hace de carretera principal hacia las relaciones sexuales con una mujer, Schreber tuvo que imaginarse a sí mismo como mujer y construir en su delirio ser la mujer de Dios y dar al mundo seres schreberianos, y así posibilitar que la función ser Padre quede realizada.

Los invito a escuchar, comentar y preguntar.

Comentarios

comentarios

Compartir