2. ¿Cómo se presentan en la clínica la certeza, la creencia delirante y las alucinaciones? 

En esta emisión avanzaré con las consecuencias de la forclusión del significante Nombre del Padre. Por efecto del mecanismo de forclusión, este significante ordenador de la cadena se halla en el campo de lo Real constituyendo la estructura de la psicosis.

Podemos leer también en esta estructura un movimiento de retorno, no se trata del retorno de lo reprimido como en las neurosis, sino del retorno de lo Real.

Lo que retorna son lo que llamamos formaciones de lo Real, y las ubicamos como fenómenos del lenguaje con características precisas.

Las formaciones de lo Real son:

  • La intuición y la creencia delirante.
  • Las alucinaciones.
  • Los neologismos.
  • Las frases interrumpidas.
  • Los estribillos.
  • El delirio.

Frente a estos fenómenos del orden del lenguaje se nos presenta la pregunta: ¿Quién habla en las psicosis?

Lo que está en juego no es la realidad. El sujeto admite que estos fenómenos son de un orden distinto al de la realidad, pero tiene una certeza: lo que está en juego le concierne.

Está en juego la certeza, que es inquebrantable frente a nuestras intervenciones. Tanto la certeza como la fijeza nos indican la ausencia de la dimensión dialéctica. Esta dimensión es fundamental para medir la relación al lenguaje en que se encuentra el sujeto que nos consulta.

Estas cuestiones forman parte de nuestra práctica cotidiana y nos interrogan.

Los fenómenos alucinatorios no son percepciones sin objeto, sino una producción significante impuesta al sujeto. Dan cuenta de la forclusión. Lacan concibe la alucinación como efecto de la exclusión del Otro

Tomaré en este encuentro la intuición, la creencia delirante y las alucinaciones, con algunos ejemplos clínicos.

La enseñanza de Lacan nos posibilita operar sobre estas manifestaciones, con y desde una concepción de sujeto (en su relación al significante y al goce) que nos hace posible tomar una posición frente al sujeto de la forclusión.

Espero que el audio que escuchen les abra interrogantes, que sea un comienzo que les permita captar la riqueza de esta teoría fascinante para escuchar y operar con la subjetividad.

Comentarios

comentarios

Compartir